El esqueleto del perro

El esqueleto desempeña en el perro, igual que en todos los demás vertebrados, una función de armazón que asegura el indispensable sostén del cuerpo, protege el sistema nervioso y sirve de soporte de la musculatura.


El esqueleto del perro se compone de dos partes principales: el esqueleto de los miembros y el axial.


Las patas traseras y delanteras reúnen 92 huesos del cuerpo. Por su parte, el esqueleto axial comprende el espinazo (50 huesos), el cráneo y el hueso hioides (50 huesos), las costillas y el esternón (34 huesos). Por último, el macho tiene un hueso más, el peniano.


Según la forma que tienen, los huesos se dividen en huesos largos y huesos cortos, sesamoideos, huesos planos y huesos irregulares. Los huesos largos, cortos y sesamoides son los de los cuartos mientras que los huesos planos e irregulares componen el esqueleto axial.







Como esta formado el esqueleto del perro


EL CRÁNEO


El cráneo es la parte más compleja del esqueleto. Alberga el cerebro, los órganos de los sentidos y la glándula endocrina más importante, la hipófisis; a su altura se encuentran las uniones con los dientes, la lengua, la laringe, y muchos músculos, vasos y nervios.


El cráneo se divide en dos partes: una corresponde a la región facial y palatina; la otra a la cavidad craneana. A ellas se añaden otras dos formaciones, la mandíbula inferior y el hueso hioides, es decir, el hueso de la base de la lengua.


LA COLUMNA VERTEBRAL


La del perro se compone de 7 vértebras cervicales, 13 vértebras torácicas, 7 vértebras lumbares, 3 vértebras sacras y de 6 a 20 vértebras cocxígeas. A las 13 vértebras torácicas se articulan 13 pares de costillas, la última de las cuales se llama flotante porque queda libre en el tejido muscular. El esternón está formado por ocho segmentos óseos sobre los que se ar¬ticulan los 9 primeros pares de costillas.



LOS CUARTOS DELANTEROS


Comprenden el hombro, constituido a su vez por el omoplato y la clavícula (rudimentaria en la especie canina), el brazo, formado únicamente por el húmero, el brazuelo, compuesto por el cubito y el radio (a menudo llamado ulna) que se articulan con el húmero por el codo, y, por último, la mano, que está formada por el carpo, metacarpo y las falanges.


LOS CUARTOS TRASEROS


Cada cuarto trasero empieza por una henipelvis constituida por 4 huesos soldados entre sí: el ilion, el isquion, el pubis y el acetábulo.


El muslo está formado por el fémur que se articula a la altura de la rodilla con la tibia y el peroné (también llamado fíbula) que forman la pierna. La rodilla comprende, además, la rótula y tres huesos sesamoideos (fabellae).



La pierna, terminada en el tobillo, se prolonga en el pie, el cual se compone de tarso, metatarso y falanges.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada